Home / Emprendimiento.  / Léelo cuando dudes de seguir luchando

Léelo cuando dudes de seguir luchando

En estos momentos con este artículo termino mi jornada laboral de hoy, muy tarde, agotado, esperando llegar a mi habitación y tirarme a la cama, no despertarme por dos días. Pero eso es imposible. Llego

En estos momentos con este artículo termino mi jornada laboral de hoy, muy tarde, agotado, esperando llegar a mi habitación y tirarme a la cama, no despertarme por dos días. Pero eso es imposible. Llego tarde a mi casa, veo a mi madre descansando sobre la mesa, dos platos de comida, fríos. Me acerco a ella tratando de no despertarla, pero es imposible, siente cuando su hijo llega.




Me mira y sonrió ‘’Estuve esperando toda la noche’’, ‘’Lo sé’’ respondo. En su rostro se nota el cansancio y sufrimiento por el cual ha pasado todos los años donde me ha cuidado. No tengo nada que reprocharle, solo trabajar para darle lo mejor, trabajar duro para que en un tiempo corto pueda tener todo lo que deseó tener, pero por mi lo tuvo que dejar de lado. Son 46 años encima, que no han sido nada fácil, ¿Y me pregunto? No debe tener su reconocimiento ya mismo. La respuesta cae de madura. Entonces cada día me alisto muy temprano, ya encuentro el desayuno listo al igual que el almuerzo. Me sonríe y se marcha a trabajar.Yo hago lo mismo, me tomo un tiempo en el baño, mentalizo lo que debo de hacer durante el día, hay un horario de entrada, pero no de salida. Levanto la cabeza y me miro al espejo, los cierro por unos momentos. Pienso en ello que me trae cada día a trabajar. Abro los ojos, veo a mi madre en el espejo. Estando frente a mí, un fiel reflejo. Estoy seguro que ella está pensando en mí y yo en ella.





Manos a la obra, me siento y comienzo a buscar información sobre los temas que tengo que tocar. Escribo, sin dejar de hacerlo, mientras escucho a los ‘’Foo Fighters’’, lleno mi taza de café, es lo que me ayuda a seguir adelante. Hay momentos donde ya no podría más, donde quisiera dejarlo todo, ‘’¿Para que seguir, no vale la pena?  Quisiera estar en mi casa viendo ”Netflix’’. Pero no, mientras más rápido consiga lo que deseo, llegare a mi objetivo. Veo la hora. Me llega un mensaje ‘’Te dejo la comida lista, estoy agotadísima’’. Es lo único que necesito para poder seguir adelante. El combustible que llega los tanques en mi cerebro para terminar con las labores del día.

En la oficina mis compañeros se despiden, uno por uno, yo sigo adelante, tengo que terminar mi trabajo, lo tengo que hacer por alguien más, no estoy solo y sé que alguien me espera en mi casa. Al fin terminé, lo conseguí, apago el ordenador, y la luz de la oficina y me despido del señor de limpieza y seguridad. Los observo, ellos también son padres.Al llegar a mi casa tiro mi mochila, subo al cuarto de mi mamá, la bella imagen que contemplo. No es arte, pero es muy bello, una mujer que ha luchado toda su vida por solo una persona, por alguien que es parte de ella. Y lo pienso, si ella no es mi motivación, entonces que más podría ser, de seguro muchos piensan y actúan igual.
Cuando crean que están solos, recuerden que siempre tienen por quien seguir adelante, una madre, un padre, un hijo o hija, y que sin importar nada ellos nos van a esperar con una sonrisa y eso es lo único que se puede necesitar para seguir adelante. Lucha por los que vienen detrás de ti, por los que te han cuidado y soportado, por los que te quieren y te extrañan, ellos son tu motivación del día a día.

Bueno yo ya terminé las labores hoy, alguien me está esperando.



Comentarios

comentarios

b2c@rocketdigitalperu.com

Revision generaln
SIN COMENTARIOSn

PUBLICAR UN COMENTARIOn