Home / Sin categoría  / Esta parábola acerca del éxito te cambiará la vida

Esta parábola acerca del éxito te cambiará la vida

Si estas leyendo este artículo es porque en realidad deseas el éxito, al igual que muchas personas que trabajan arduamente para conseguirlo. Alcanzar el éxito, hablamos de éxito verdadero, es un camino complicado lleno de

Si estas leyendo este artículo es porque en realidad deseas el éxito, al igual que muchas personas que trabajan arduamente para conseguirlo. Alcanzar el éxito, hablamos de éxito verdadero, es un camino complicado lleno de obstáculos que la vida nos pones para asegurarse de que somos los indicados para alcanzarlo. Si lo haces por poder, dinero o simplemente estatus social, ten por seguro que no serás feliz. Toda persona que ha alcanzado el éxito se ha dado cuenta en el camino que no lo logrará si no tiene una motivación lo suficientemente sólida. Finalmente, la motivación que tengamos será la encargada de empujarnos a salir de ese mundo ordinario en el que vivimos, o zona de confort, para lograr nuestro sueño ideal.




Resultado de imagen para ÉXITO

Por esta razón el día de hoy les presentaremos una increíble parábola para toda aquella persona que está en búsqueda del éxito. Esperemos que la disfruten y saquen lo mejor de ella.
Un día, se cruzó con un viejo buscador de oro que se dirigía al lugar del que venía el joven con las manos vacías. El joven le dijo al viejo buscador de oro que no se molestara en ir hacia aquella parte del río, pues no había oro. También le dijo que ya estaba cansado y agotado de buscar oro, y que iba a volver a Europa.
El viejo buscador de oro, sorprendido, le preguntó al joven cómo no había encontrado oro cuando había oro en todas partes. El joven, incrédulo, le pidió al viejo que le mostrara dónde estaba el oro.

Resultado de imagen para ÉXITO

“En todas partes”, repitió el viejo, el cual introdujo la mano en el río y sacó una piedra de más de 2 kilos. En un extremo de la piedra, había una diminuta mota dorada pegada, apenas visible a simple vista.
El joven le dijo al viejo que eso era una minucia, y que él no buscaba eso, sino una pepita gigante de las que muchos habían encontrado.
El viejo volvió a introducir la mano en el río, y volvió a extraer otra diminuta mota de oro de una piedra. Algo que no convencía del todo al joven, el cual le repitió que él buscaba algo más grande.

Resultado de imagen para ÉXITO

Fue entonces cuando el viejo le enseñó su cosecha de la semana, una bolsa llena de miles de diminutas motas de oro, que en conjunto global tenían el mismo peso que una de las pepitas gigantes que buscaba el joven. El viejo le dijo:
“Amigo, me parece que estás tan ocupado, centrado y enfocado buscando pepitas gigantes que te estás perdiendo la oportunidad de llenar tu bolsa con estas preciosas y diminutas pepitas. A lo largo de mis 30 años me he hecho muy rico buscando en estos ríos, donde nunca he encontrado una pepita del tamaño que tú buscas. Mi riqueza la he conseguido a base de juntar diminutas pepitas, que todas juntas valen más que una pepita gigante.”




Resultado de imagen para ÉXITO

Comentarios

comentarios

luis.puemape@rocketdigitalperu.com

Revision generaln
SIN COMENTARIOSn

PUBLICAR UN COMENTARIOn