Home / Actualidad  / 7 Mafiosos que cayeron de manera absurda

7 Mafiosos que cayeron de manera absurda

En un artículo pasado hablamos sobre una lista de los mafiosos que lograron hacerse multimillonarios. Todo ello a causa de su astucia, ingenio y buena cabeza para establecer y progresar con sus negocios. Pero siempre

En un artículo pasado hablamos sobre una lista de los mafiosos que lograron hacerse multimillonarios. Todo ello a causa de su astucia, ingenio y buena cabeza para establecer y progresar con sus negocios. Pero siempre está la otra cara de la moneda, y el día de hoy enlistaremos a los mafiosos que lo perdieron todo tontamente.

El primero de ellos es A Bernardo Provenzano. Un mafioso siciliano, reinó en la mafia de la isla. En su vida, antes de ser capturado, jamás había sido fichado y ni siquiera visto, totalmente un fantasma, pero su caída fue por casi una tonta costumbre. El hábito de llevar ropa interior limpia lo llevó a la cárcel, pues la policía lo capturo gracias a un seguimiento de unos envíos de ropa que le hacía una mujer y lograron allanar su escondite. Tenía una buena manera de ordenar sus actos ilícitos, solo utilizaba un pedazo de servilleta, lastimosamente no logró pasar un día sin cambiarse de ropa interior, perdió su poder bobamente.

En segundo lugar se encuentra Rafael Caro Quinteros, fue un capo colombiano en los años ochenta. Era tanto su poder y cantidad de dinero que prometió pagar la deuda externa de México. Lastimosamente cayo de una manera muy absurda, primero tenía una novia que era menor de edad, y ella no podía vivir sin estar contándoles todo lo que hacía día a día a sus padres. Sara, el nombre de su promiscua novia, llevo a que su captura se haga efectiva. Pues los padres de Sara jamás concibieron que su pequeña tenga como enamorado a un narcotraficante, y terminó cayendo tras las rejas. Por los suegros.

Parece que narcotraficantes mexicanos son muy vanidosos. Este es el caso de José Jorge Balderas Garza, quien cayó al calabozo porque su bellísima novia Juliana Sossa, publicó en Facebook las fotos de la casa que compartía con el narco en los Bosques de Chapultepec. La policía federal los encontró juntos, mientras el hombre era esposado mientras Juliana posaba feliz frente a las cámaras.

 

Es una costumbre que ellos anden en autos lujosos y Édgar Valdez Villareal, más conocido como ‘’la barbie’’. Este era dueño del narcotráfico en la ciudad de Nuevo Laredo. Mientras conducía de manera enloquecida fue detenido por unos patrulleros, pero esto para él no representaba problema, pues con un soborno lo dejaban libre. Pero en este caso fue diferente, pues estaba frente a dos policías incorruptibles y aunque les ofreció una buena cantidad de dinero, ellos respetaron sus principios y siguió conduciendo, pero a las rejas.

Gracias a una fiesta ruidosa Carlos Ledher, quien fue socio de Pablo Escobar, cayó en manos de las autoridades. Pues una buena rumba uno no puede evitarla o ¿no? Pues resulta que un vecino de su finca se aburrió de que un grupo de la banda de Carlos esté causando tanto alboroto y llamó a la policía. Quizás y fue porque no lo invitaron, y entonces ocurrió, la fiesta se acabó, bueno la fiesta de vida que llevaba Carlos Ledher. El anfitrión cambio su cómoda finca y los globos de colores por una celda fría y solitaria.


La práctica de muchos de las personas, tanto hombres como mujeres es el fútbol. Una pasión  que puede llegar a ser incontrolable. Mueve masas y naciones. Pues John Fredy Manco, más conocido como ‘’El Indio’’, compartía la misma pasión al igual que su novia Sara Builes. Ellos fueron a ver el partido entre Brasil e Inglaterra, ello en la reinauguración del estadio Maracaná. En su viaje fue rastreado y capturado. Mientras tú lees esto es posible que él esté jugándose un partidito con sus compañeros de celda.

Rodolfo Bamparola es un ex mafioso que le gustaba proveer drogas a la farándula. Y el cayo, digamos de la manera más desagradable, por pegarle a su mujer. Ella cansada de los maltratos doméstico. En el sur, en la habladora y siempre arruinada Argentina, los capos caen por el más desagradable de todos los caprichos: la violencia doméstica. Rodolfo Bomparola, un mafioso que gustaba de proveer drogas a la farándula bonarense, cayó porque su esposa, cansada de los golpes recibidos por parte de su abusado lo denunció. Ante tanta evidencia, los policías, que también eran clientes de Bomparola, no tuvo más opción que capturarlo y dejar de esa manera a buena parte del mundillo cultural de Buenos Aires sin su proveedor favorito.

Bueno esta fue una corta de lista, y espero que les haya robado al menos una pequeña sonrisa.

Comentarios

comentarios

luis.puemape@rocketdigitalperu.com

Revision generaln
SIN COMENTARIOSn

PUBLICAR UN COMENTARIOn